lunes, 14 de marzo de 2016

9 SEÑALES DE QUE NECESITAS SALIR DE TU ZONA DE CONFORT



"PRESIÓNATE A TI MISMA A SALIR DE TU ZONA DE CONFORT"

Millones de blogs, y frases motivacionales nos invitan e impulsan a salir de nuestra zona de confort. Pero a veces no sabemos si es que lo estamos haciendo bien, o realmente necesitamos salir a descubrir y ampliar nuestras posibilidades.

Por eso les traigo algunas señales que te ayudarán a darte cuenta de que necesitas dejar la comodidad.

1.  Esas cosas que tanto te gustaban hacer ya no te causan tanta emoción.

Como que ya no te llenan tanto, como que les hace falta esa emoción que te daban antes. Es como cuando escuchas muchas veces, demasiadas, una canción y después ya no te gusta. Esto es lo mismo, pero con la rutina. Si te aburres más que antes, esa es señal.




2. Sientes celos de lo que otros han logrado.

Ojo, que los celos pueden ser buenos, siempre y cuando sepas su función, claro. Los celos son la amarla que nuestro YO enciende cuando alguien esta haciendo o logrando algo que en el fondo, tu aún sin saberlo, quieres para ti, y que sabes que puedes lograr, aunque sea inconscientemente. Si los escuchas pueden llevarte lejos. Eso si, sin desearle mal a otras personas.



3. Tienes miedo de probar cosas nuevas.

Deja de imaginarte los resultados más fatalistas del mundo. En serio que nada es tan terrible. Todo en la vida pasa, y lo peor que puede pasar es que aprendas de un error. Te comparto una frase de pinterest que me encanta "Repite después de mi: Yo soy más fuerte que este desafío, y este desafío me está haciendo aún más fuerte".
Cuando empieces a dudar puedes preguntarte a ti misma: Qué es lo peor que puede pasar? Te respondes y preguntas de nuevo: ok y después de eso, qué es lo peor que puede pasar? Y así sucesivamente, hasta que te des cuenta de que no hay peligro real, de sobre vivencia me refiero.



4. Últimamente no haces nada emocionante.

No digo que no hagas nada que te guste, pero me refiero a algo que te aporte adrenalina, algo que te  acelere el corazón, que haga esperar con ansias que llegue un día para disfrutarlo, como la fecha de un concierto o un viaje. Necesitamos estos momentos porque nos llenan de inspiración y felicidad, osea ganas de vivir.



5. Te proteges demasiado.

Si ya lo se, hay que quererse a uno mismo más que a nada. Pero si protegerse de situaciones de riesgo se esta convirtiendo en un patrón en ti, no estás haciendo ningún favor, te estás encerrando en tu zona de confort. Es bueno hacer cosas que no quieres hacer de vez en cuando para probarte a ti misma que no es tan malo, y que puedes con esas situaciones. Tomar pequeños riesgos, como ir a una fiesta donde no conoces a nadie, puede salir bien y resultar en un aprendizaje. O una historia que te hará reír después.




6. Te quejas todo el tiempo.

O tus conversaciones internas son la mayoría del tiempo negativas. Te falta motivación y energía. Sientes que las cosas te están saliendo mal o no te gusta lo que estás haciendo. Bueno, para tener un resultado diferente primero hay que hacer algo diferente. Empieza por hablarte mejor a ti mismo y recuerda que lo que piensas de ti mismo termina siendo tu realidad.



7. Puedes predecir tus días, tus semanas, incluso lo que pasará en tu vida en meses.

Porque básicamente haces lo mismo una y otra vez. A lo mejor empezó siendo algo emocionante, inspirador, que te llenaba mucho, pero ahora es simplemente algo cómodo, predecible y fácil. Hacer las mismas cosas, estar con la misma gente, caminar por las mismas calles, salir a los mismos lugares. etc. Necesitas refrescarte de vez en cuando.



8. Vives a través de alguien más.

Si te emociona mucho más la vida de tu mejor amiga, o incluso una serie de televisión, intenta sentir tu misma esas emociones, créeme es mucho más satisfactorio vivirlo en carne propia. Buscar inspiración es bueno, pero si solo te quedas observando te estás perdiendo de mucho.



9. Sueñas despierto con abandonar todo.

Finalmente: si cualquier cosa te suena como un mejor plan que seguir haciendo lo que haces actualmente no necesitas que nadie te lo diga. Pides a gritos un cambio. No te gusta tu vida.





No hay barrera más grande que la que te pones tu mismo.
Poky.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario